Ecos
Haz un comentario

¿Vivian Maier?

Mula-blanca4

¿Vivian Maier?

Mujer oculta tras su lente, reservada, subversiva, cariñosa, violenta, obsesiva, dedicada, secreta, mujer de ciudad, de pueblo, loca, aficionada, artista, incomprendida, América y Europa, blanco y negro, perdida y encontrada. Anónima. Vivian Maier es todo eso a la vez y quizá mucho más. Es uno de esos casos, comunes en el terreno del arte, en que la fama llega demasiado tarde al artista.

Habitante de la ciudad de Nueva York, niñera de tiempo completo, Maier realizó más de 100,000 fotografías en completo secreto y nunca habló de su trabajo a nadie. Años después sería un hombre llamado John Maloof quien descubriría sus negativos y dedicaría su tiempo a intentar descubrir quién fue esta mujer y a mostrar su obra, llevándola a ser hoy una de las fotógrafas más importantes del siglo XX. Así, el misterio de ésta desconocida y la calidad de su trabajo han atraído la atención de galerías y amantes del arte en todo el mundo.

Mula-Blanca5

¿Quién es Vivian Maier?

Es muy poco lo que se sabe de la vida de esta artista, y lo que conocemos es gracias al trabajo de Maloof, quien además de ser el curador en jefe y administrador de toda la obra de Maier, se ha dedicado a indagar sobre quién fue esta mujer y a reconstruir lo que ahora se sabe sobre ella en un documental titulado Finding Vivian Maier, en conjunto con el director y productor Charlie Siskel.

Revela que su encuentro con el trabajo de Maier fue un completo accidente. Cayó en sus manos en una subasta en Chicago al comprar un archivo fotográfico mientras buscaba información para un libro sobre la historia del lado noroeste de Chicago. Al descubrir la calidad de las fotografías que había obtenido, y al ver la popularidad que éstas tenían después de subirlas al sitio en internet, Flickr, se dio cuenta del tesoro artístico que tenía en las manos. Buscó y compró todas las demás cajas de negativos que pudo encontrar, sumando miles de ellas que a la fecha no han sido terminadas de revelar. A partir de ahí se dedicó a seguir los pasos de aquella mujer y a mostrar su trabajo, el cual fue reconocido por críticos de la talla de Allan Sekula.

Lo que encontró resultó más misterioso aún. Su madre provenía de un pequeño pueblo en Francia y su padre, quien la abandonó a muy temprana edad, era austriaco. Ella nació en 1926 y creció entre Nueva York y Chicago, ciudades en las que trabajó casi toda su vida como niñera. Sin embargo, los testimonios de las familias con las que trabajó revelan que siempre llevaba su cámara Rolleiflex al cuello con la que fotografiaba intensamente todo lo que veía. De su trabajo tenemos especialmente escenas urbanas y callejeras, tomas de personas, de niños, de mujeres y sus característicos autorretratos.

Dicen también que era una mujer de gran tamaño, que usaba ropa holgada y pesadas botas. Coleccionaba pliegos de periódico y guardaba pilas enormes de ellos. También tenía cajas y cajas donde acumulaba todo tipo de objetos de su vida diaria. En entrevistas con sus pasados empleadores, éstos cuentan que era una persona muy agradable, muy responsable y muy buena con los niños. Sin embargo, nadie jamás se imaginó que detrás de ella pudiese existir una gran artista.

Trabajó en varias casas como niñera y un día decidió irse a viajar sola por el mundo, donde conoció y fotografió países en África, Asia, Europa y América Latina. Al regresar retomó su trabajo habitual y después de su último despido, algunos de los niños que había cuidado de pequeños, ya mayores, le pagaron un pequeño apartamento en el cual pasó sus últimos años en las condiciones más lamentables. Algunos testimonios cuentan que pasaba sus días sola, sentada en una banca del parque, que la encontraron muchas veces hurgando o tirada entre los basureros y que no hablaba con nadie. Murió en el 2009, a los 83 años de edad, a causa de un golpe en la cabeza provocado por una caída sobre el hielo. Nunca mostró su trabajo a nadie, ni editó ni proceso ninguna de sus fotografías. Éste es otro de los grandes misterios del caso, ¿por qué nunca quiso mostrar su trabajo? ¿Sería ella una de los muy pocos artistas que verdadera y auténticamente hacen su arte solo para ellos mismos?

Lo más destacable de su obra es la manera en la que interactúa con sus sujetos, con total discreción pero intrusiva y desafiante a la vez. ¿Qué tanto puede uno invadir el espacio de una persona, qué tanto puede uno acercarse, para tomar una foto? Igualmente, su discreción al momento de entrar en contacto con el objeto enfocado le permite entablar con él una conexión, un diálogo, y exponerlo ante la cámara de la manera más reveladora y honesta. Su perfecta exposición y su sentido de la composición elevan su obra del plano meramente antropológico hacia el campo de lo artístico, de lo trascendental.

Desconocemos si estaba familiarizada con el trabajo de otros fotógrafos como Robert Frank, Diane Arbus o Garry Winogrand, quienes fueron sus contemporáneos. Sin embargo es indudable el parecido que encontramos entre sus obras. Cada una, desde luego, con sus cualidades particulares. Aunque sus fotografías pueden llegar a ser algo desconcertantes, ya que sus personajes son extraños y muchas veces, poco atractivos, lo que nos muestran realmente es una panorama de la vida diaria, de los pequeños detalles que conforman la vida humana y lo que vemos a nuestro alrededor.

mula-blanca6

“Me la imagino como una versión femenina de Robert Frank sin una beca Guggenheim, desconocida y trabajando como niñera para salir adelante. También creo que mostró el mundo de las mujeres y de los niños de una manera casi sin precedentes,” ha dicho Sekula sobre ella. También es evidente que esta aura misteriosa que la rodea ha contribuido a su fama, pues está claro que estamos ante un caso muy peculiar en la historia del arte. ¿Fotógrafa extraordinaria? ¿Niñera incomprendida? ¿Quién es Vivian Maier?

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *