Procesos, Uncategorized
comments 2

Nahui Olin

Nahui-Olin

“Allí donde otros exponen su obra yo sólo pretendo mostrar mi espíritu.”
Antonin Artaud 

“Si queremos vivir, vivamos solamente para nuestra inteligencia, si no, muramos para ser menos animales.“
Nahui Olin (1893-1978)

 

Fue repentino mi primer contacto con Nahui Olin; escuché por primera vez su nombre en boca de una pareja de jóvenes mientras visitaba una de las salas del Museo Nacional de Arte. Me intrigó inmediatamente y no me tomó más esfuerzo que el de sacar mi celular del bolsillo y buscarlo en Google para encontrar la respuesta a mis preguntas. Me topé de golpe con el rostro de una mujer joven, bellísima y un tanto misteriosa –sus ojos me parecieron lo más inquietante–, y un primer título, un enlace de Wikipedia: “Carmen Mondragón”. Click. Un retrato más, en tonos sepia muy saturados, apareció en la pantalla seguido de una breve semblanza biográfica sobre esa mujer en aquel tiempo desconocida para mí. Después de leer ese primer pasaje mi curiosidad por ella aumentó y me dispuse a buscar alguno de sus libros. Sin embargo, para mi sorpresa, no pude hallar rastro alguno de sus obras en Internet. Qué raro. Más raro me resultó aún cuando muy a pesar de mi búsqueda, no logré encontrar sus obras en ninguna librería. No fue hasta tiempo después cuando por fin pude sentarme a leerla gracias al esfuerzo de la Dra. Patricia Rosas Lopátegui, quien recogió sus trabajos en el libro Nahui Olin, sin principio ni fin. Vida, obra y varia invención publicado por la Universidad de Nuevo León, y a una querida amiga que muy amablemente compartió conmigo su copia de dicho libro.

Por lo general, los textos sobre Nahui Olin comienzan hablando casi indistintamente sobre su deslumbrante belleza y atractivo sexual o sobre su relación con Dr. Atl. En general, se presenta el relato de su vida como si se tratara de escribir una serie de curiosidades; sin embargo, aunque sin duda la suya haya sido una vida fascinante, el seguir encerrándola dentro de la categoría de “mujeres que desafiaron las buenas conductas” o describiéndola simplemente como una de las modelos de Diego Rivera lleva a caer en la misma narración genérica y termina por dejar de lado una parte quizás aún más importante: la vida en su interior. Se debe entender a Nahui Olin como la totalidad de lo que fue: una persona que fue transgresora en más de una esfera del arte y que, sin duda, respaldó su obra con su vida y con cada una de sus acciones. Es por eso que este texto se centra, más que en su enigmático carácter, en su dimensión poética y su labor creadora, tomando los aspectos de su vida como partes fundamentales para entender la complejidad de este personaje y el trasfondo causal de su obra.

Mujer-cuerpo, mujer cántaro, mujer-vasija…[1]

Al haber nacido en el seno de una familia porfiriana, siendo hija del General Manuel Mondragón, destacado militar mexicano y uno de los protagonistas del golpe a Madero durante la Decena Trágica, y haber pasado parte de su juventud en Francia, Carmen Mondragón gozó de una educación privilegiada. Desde muy temprana edad, fue una amante apasionada de la lectura, internándose desde pequeña en el mundo de las artes. Escribió, pintó, dibujó, tocó el piano, compuso y modeló, publicando varios libros entre los que destacan Óptica cerebral. Poemas dinámicos (1922), Câlinement je suis dedans (1923),  À dix ans sur mon pupitre (1924), Nahui-Olin (1927) y Energía cósmica (1937), los cuales nunca fueron reimpresos o reeditados, y dejando dos libros inéditos, Una molécula de amor y Totalidad sexual del cosmos, escritos entre 1924 y 1927.

Durante el tiempo en que publicó, no habían mujeres –a excepción de María Enriqueta Caramillo, Concha Urquiza y la misma Nahui Olin– que publicaran su poesía.[2] De su primer libro, Óptica cerebral. Poemas dinámicos, José Gorostiza escribió: “es un libro puro donde no cayó la semilla de otros libros”. Su libro À dix ans sur mon pupitre, se compone de textos que escribió con no más de diez años de edad en sus cuadernos escolares, y es sin duda uno de sus trabajos más vigorosos, demostrando su precoz sensibilidad y capacidad literaria. Por otro lado, en Energía cósmica se ven aplicados sus conocimientos sobre los descubrimientos científicos de su época a su propia cosmovisión e interpretación del mundo de los sentimientos y las ideas, creando una especie de puente entre ambas dimensiones y reflejando su gran interés por el campo de la ciencia. En él escribe sobre la relatividad –reciente teoría de Albert Einstein–, la materia, la energía, el movimiento, la radiactividad, las matemáticas, el tiempo, el espacio, el infinito, el cosmos, la vida y la muerte.

En su pintura –clasificada como Arte naïf– retrató a sus gatos, a su padre, a sus amigos y diferentes escenas del México de su tiempo como salones de baile, mercados y pulquerías, haciendo una crítica a las costumbres aristocráticas aunque nunca tocando lo político. Nahui Olin fue además una de las primeras mexicanas en hacerse autorretratos, especialmente en cuanto a escenas de encuentros sexuales. Fue también modelo de varios artistas como los mismos Rivera y Dr. Atl, y de otros pintores y fotógrafos como Antonio Garduño, Roberto Montenegro, Jean Charlot y Edward Weston, siendo objeto de una de las fotografías más importantes de este último.

Para Nahui, el placer era a la vez el fin y el medio. La pasión con la que dirigió su vida y sus relaciones y la energía embriagante con la que se condujo siempre, llevaron a más de un gran amor a pasar por sus brazos. El erotismo que inunda su poesía, su prosa y su pintura, provenía de una fuerza vital interior, un flujo radiactivo que corría libremente, impregnándolo todo con el roce de sus manos. Fue precisamente esto lo que le ganó la fama de loca con la que gozó toda su vida, pues, mientras muchas otras artistas tuvieron que contener su sexualidad para ganarse la atención de quienes escriben la historia y un lugar en el escenario artístico de su época, Nahui no solamente la aceptó, sino que la exhibió pletóricamente a lo largo de su vida y su obra y la convirtió en algo propio, en algo natural y femenino, en un tiempo en que el deseo sexual era provisión exclusiva de los hombres. En sus escritos encontramos una perpetua pulsión erótica que brotaba de ella sin esfuerzo alguno, la cual surge también como un motivo impulsor de la exploración de sus inquietudes poéticas y filosóficas. Pulsión de vida que inunda sus hojas. Nahui no era solamente objeto de deseo, era la personificación del deseo mismo. Es por eso recordada y es por eso también ignorada.

Elena Poniatowska trató este aspecto en su texto, “La pasión según Nahui Olin: Cariñosamente dentro de su cuerpo”:

Nahui se asume sexualmente en un país de timoratos y de hipocritones. Su gusto por los hombres no la avergüenza, al contrario, su tez blanca, sus inmensos, inquietantes ojos verdiazul, sus caireles la hacen parecer un ángel prestado a la tierra. Es una hada, es champagne espumante, es un Botticelli oloroso a nardos, a jazmines, a azucenas. En realidad, tras la apariencia sobrenatural acecha una corriente magnética, la descarga de un pelotón de fusileros, la luz de cien faroles de una noche de ronda.

Esta mujer es magnifica y ansiosa, esta mujer luminiscente no busca ser virginal ni frágil, lo que le urge son las llamadas “malas intenciones”. ¡Qué bueno que no sea discreta, qué bueno que sus sueños lúbricos atraviesen sus pupilas, qué bueno que la desnudez de su cuerpo se ajuste al aire, a la luz! Nahui quiere que el universo entero la posea, ronronear cariñosamente dentro de una montaña y asumir las miradas de la humanidad entera. Lo único que les pide a los hombres es que sepan poseer gozando. Explota como los volcanes, ruge grita y la lava desciende en cataratas, burbujeante, retorciéndose, incontenible, quemando las calles. Es tan abundante que sube hasta las azoteas.

La historia con su primer esposo, el militar y pintor, Manuel Rodríguez Lozano, con quien es forzada a casarse, fue breve. Cuando su padre fue enviado a Europa por el entonces presidente Victoriano Huerta, la pareja se embarcó a Francia y después a España, donde se relacionaron con artistas como Picasso, Braque, Diego Rivera y Matisse, entre otros. Sin embargo, se separarían poco después de su regreso a México, seis años después de haber contraído matrimonio. Es entonces cuando ella conoció a su primer gran amor, Dr. Atl, quien describió el encuentro en su Diario, resaltando la fecha del 22 de julio, el año de 1921: “Entre el vaivén de la multitud que llenaba los salones se abrió ante mí un abismo verde como el mar, profundo como el mar: los ojos de una mujer. Yo caí en ese abismo […] ¿Cómo es posible que en un hombre como yo pueda encenderse una pasión con una tal violencia?”.

La pareja vivió durante un tiempo en el ex Convento de la Merced, siéndoles suficiente una tabla de madera por cama y saliendo a escribir y pintar a la azotea.[3] Este sería el periodo más productivo para ella, y durante el cual se incrustaría en el medio artístico de la Ciudad de México, conociendo y asistiendo a reuniones con personalidades como Tina Modotti, María Izquierdo, Guadalupe Marín, Orozco, Siqueiros y Salvador Novo, entre otros. Es entonces cuando publicó la mayor parte de sus libros y realizó la mayor parte de sus cuadros. Además formó parte del Sindicato de Obreros Técnicos, Pintores y Escultores, constituido por Siqueiros, Rivera, Orozco, Carlos Mérida, Fermín Revueltas, entre otros, del que solo dos mujeres formaron parte, ella y Carmen Foncerrada. Dr. Atl escribiría en el prólogo a su primer libro, Óptica cerebral. Poemas dinámicos: “Es tu nombre el más grandioso símbolo de las cosmogonías–/ Es tu boca la más humana de todas las bocas–/ Son tus ojos dos abismos abiertos entre el polvo sideral–/ Anillos de una nebulosa a través de los cuales se miran los abismos del caos–/ Gloria ardiente es tu cuerpo y es tu pensamiento una rotación que conmueve el universo/ e ilumina mi corazón”. Fue él quien la bautizó con el nombre de Nahui Olin.

“Mi nombre es como el de todas las cosas: sin principio ni fin, y sin embargo sin aislarme de la totalidad por mi evolución distinta en ese conjunto infinito, las palabras más cercanas a nombrarme son NAHUI-OLIN. Nombre cosmogónico, la fuerza, el poder de movimientos que irradian luz, vida y fuerza. En azteca, el poder que tiene el sol de mover el conjunto que abarca sus sistema.”

En 1927 hizo un viaje a Hollywood al lado de su nueva pareja, el caricaturista Matías Santoyo, donde Rex Ingram le ofreció un contrato para filmar una película, sin embargo, ella lo rechazó sosteniendo que no quería convertirse en un sex symbol ni que su cuerpo fuera objetificado, que más bien lo que buscaba con sus desnudos era una “existencia estética”, a lo que yo añadiría la palabra “espiritual”. Finalmente, durante un viaje a España, Nahui conoció al capitán Eugenio Agacino, su último gran amor, con quien hizo viajes a Cuba, Nueva York, Francia y España. Después de que éste falleciera trágicamente a causa de una intoxicación en altamar, el día 24 de diciembre de 1934, ella se retiró definitivamente de la vida pública, recluyéndose para dedicarse a su arte en soledad.

Nahui Olin paso a ser conocida como un alma olvidada que deambulaba por las calles del Centro Histórico. Ya nadie buscaba retratarla ni quererla. Viviendo con sus perros y gatos en la casa de su infancia en Tacubaya, se dedicó a dar clases de arte en una escuela primaria, y a pasar las tardes alimentando a los gatos junto al Palacio de Bellas Artes. En aquellos tiempos solía frecuentar el Casino Español, donde gastaba su dinero en copiosas comidas cada vez que le alcanzaba, los demás días comía en un dispensario de la Secretaría de Salubridad.

Sin embargo, fue en esta época en la que se publicó Energía cósmica y durante la cual también siguió trabajando en su pintura y participando en varias exposiciones entre las cuales cabe mencionar la exposición colectiva de Bellas Artes en el 45, en la que su obra fue expuesta junto con la de otros artistas destacados como José Clemente Orozco y Pablo O’Higgins. Después de eso, fue paulatinamente quedando en el olvido, pasando de ser objeto de leyendas populares a desaparecer eventualmente del imaginario y del recuerdo colectivo capitalino. Prefirió vivir en la miseria que adecuarse al sistema contra el que había actuado toda su vida y así falleció en la recamara en la que dormía de niña el 23 de enero de 1978, “olvidada, aislada en su dramático auto-exilio, no tuvo que buscar como Gauguin unas remotas islas en la Polinesia; simplemente se deslizó como una sombra inquietante en un pliegue del espacio-tiempo”.[4]

En su texto, “Nahui Olin, entre desdicha y esplendor”, José Emilio Pacheco escribió:

Hace veinte años, a partir de su redescubrimiento por Tomás Zurián, pareció que Nahui Olin tendría la vida perdurable del mito al mismo nivel de Frida Kahlo, Antonieta Rivas Mercado o Tina Modotti. Los elementos estaban allí y sin embargo nada de esto ocurrió. Un misterio más entre los muchos que rodean a esta fascinante mujer, quizá más trágica aun que sus contemporáneas. A ellas está ligada por varios vínculos: fue la única modelo a la que Diego Rivera pintó a lo largo de treinta años, la amiga de Tina retratada varias veces por Edward Weston, la esposa de Manuel Rodríguez Lozano, el gran amor de Antonieta, aun en mayor medida tal vez que José Vasconcelos.

dr-atl-nahui-ollin5

Tema recurrente siempre al hablar de Nahui Olin; la rebeldía. Nahui retó siempre a las formas tradicionales, tanto con su conducta como con la forma y el discurso de su obra, ya fuera construyendo una novedosa estructura visual con sus poemas o introduciendo nuevos términos desconocidos hasta entonces a la literatura (“intra-atómico”, “desgaste molecular”, “energía cinética”, “movimiento vibro-eléctrico”). La impetuosidad derramada por sus cientos de páginas de cartas, dibujos, poemas, ensayos y pinturas que nos han quedado hasta hoy[5] demuestran que Jean Charlot tuvo razón cuando declaró que Nahui Olin “no era una mujer de talento, sino una mujer de genio”. El paralelismo entre su vida y su obra, demuestran además la sinceridad incesante de esta artista que acertó al escribir su propio epitafio: “Independiente fui, para no pudrirme sin renovarme; hoy, independiente, pudriéndome me renuevo para vivir”. Ahora mejor dejaré que la obra hable por sí misma, pues el arte es de sí mismo su mejor defensa.

¿QUIÉN TE AGITA?

–¿Quién te agita, oh, espíritu mío? ¿Es el amor? Es la sed feroz de comprender, de saber más hasta llenar el inmenso vacío, hasta sobrepasarlo completamente. Tú amas, tú crees amarlo todo y nada te basta. Quieres sumergirte en los pensamientos de Pascal, Voltaire, Renan, Platón y Aristóteles para saciar tu razón, para practicarla, para engrandecerla, para animarla de una vida que le es necesaria, para demostrarle que el pensamiento humano es infinito, que ella puede seguir aprendiendo, sabiendo, sintiendo, razonando, que nada le bastará, y que al final de mi carrera no habrá aprendido, sabiendo lo que habría podido aprender. Quiero vaciar en mí misma hasta los últimos jugos de las bellezas del arte de las obras humanas; sí, quiero sentir lo que todos han sentido. Después de haber aprendido hay que aprender siempre. Me moriría de dolor si se me privara de esta vida intelectual, de toda fuente de filosofía, poesía, juicio, estudio, razonamiento; seguramente moriría disecada como una planta sin aire.–

À dix ans sur mon pupitre

 

LA VIDA BAJO LA SENSACIÓN DE VACÍO

–Como la vida es monótona, nada me cautiva, todo me aburre.–Soy una víctima de la necesidad de amar y de comprender esa prisión que es este mundo. Ese suplicio se debe a que nada me es suficiente. He amado tanto que todas mis fuerzas se han agotado; ya no tengo amigos: mis intimidades son demasiado secretas para que alguien las penetre. Todo me es indiferente; no ambiciono nada, ni siquiera la muerte.

–Nada me es nuevo, he abusado demasiado de mis sensibilidades. Tengo un deseo ardiente de correr como una insensata a través de una selva virgen, allá gritaría con todas las fuerzas de mi alma, lloraría un mes, un año, hasta recaer en la tranquilidad, allá pensaría mucho, ya no vería a nadie y estaría sola con todo un nuevo mundo maravilloso tal como soy; y no tendría más escalofríos al oír las palabras que no dan remedio a mi mal. Recuerdo Francia, ¡oh! Francia querida, lugar de ilusiones, me moriría si no te volviera a ver. Hace mucho tiempo que dejé el mundo, quiero apartarme de los humanos para vivir en la soledad de tus multitudes. París, ¡oh! Paraíso de toda inteligencia grande o pequeña, eres huésped complaciente de un palacio de magias que se llama París.–

Cuando pueda contemplar el horizonte sin una palabra que me turbe, ¿me bastará el océano entero para distraer, sumergir mis dos ojos en el mar? Necesito interrogar a mi espíritu, comprenderlo. En mi casa vivo muriendo, navegando por el océano sin saber adónde, sin hallar las miradas de mis padres o de mi familia. Detesto el yugo, sea el que sea y venga de donde venga. Quiero ser, conservar mis sensaciones en un invernadero caliente como mi corazón.–

¿Por qué escribir todavía, haciendo garabatos siempre sobre una hoja de papel? Mi mano quiere traducir mis pensamientos; el infinito puede resumirse en una frase, una hoja, un libro, una biblioteca, nosotros no podemos comprender tampoco el infinito, y los vocablos, las palabras que sirven apenas para expresar las necesidades de nuestro cuerpo son elementos inadecuados para alcanzar una distancia sub límites, una duración sin fin. Ésta es la razón por la que, al querer traducir mis pensamientos en palabras, ellas son opacas, sin armonía alguna como la de los sonidos. Las vibraciones de nuestro cerebro llegan así a este otro mundo que no es nuestro infinito.–

À dix ans sur mon pupitre

 

BAJO LA MORTAJA DE NIEVE DUERME LA IZTATZIHUATL EN SU INERCIA DE MUERTE

Bajo la mortaja de leyes humanas, duerme la masa mundial de mujeres, en silencio eterno, en inercia de muerte, y bajo la mortaja de nieve– son  la Iztatzihuatl,
en su belleza impasible,
en su masa enorme,
en su boca sellada
por nieves perpetuas,–
por leyes humanas.–
Mas dentro de la enorme mole, que aparentemente duerme, y sólo belleza revela a los ojos huma- nos, existe una fuerza dinámica que acumula de instante en instante una potencia tremenda de rebeldías, que pondrán en actividad su alma encerrada, en nieves perpetuas, en leyes humanas de feroz tiranía.– Y la mortaja fría de la Iztatzihuatl se tornará en los atardeceres en manto teñido de sangre roja, en grito intenso de libertad, y bajo frío y cruel aprisionamiento ahogaron su voz; pero su espíritu de independiente  fuerza, no conoce leyes, ni admite que puedan existir para regirlo o sujetarlo bajo la mortaja de nieve en que duerme la Iztatzihuatl en su inercia de muerte, en nieves perpetuas.–

Óptica cerebral. Poemas dinámicos.

 

SUPREMO EGOÍSMO

El egoísmo supremo es el inagotable deseo, la ambición desmedida del vivirse en el aislamiento, supremo egoísmo–Satisfacción cerebral.–

No hay nada más interesante que el mundo que llevamos dentro–no hay nada más ilimitado que nuestro espíritu, y no debemos buscar ninguna otra fuerza o potencia para vivir o para producir: hay que fecundar en sus propias entrañas y dar a luz.–

Pretender obtener de todas las cosas fuerza, y expresarla, es impotencia, debilidad, nulidad.–

Bastarse a sí mismo es la eliminación de toda necesidad–la solución del problema intelectual.–

Soledad, magnitud donde sólo uno se escucha, donde no subleva el ruido de la matraca impertinente y absurda de la pobre humanidad que de uniformadas y mezquinas opiniones vive, aturdiéndose de trágicas risas nerviosas, nacidas del terror de mirar el propio vacío, la nada que cada uno significa,–cadáveres flotantes antes de la podredumbre misma del pellejo.–

Óptica cerebral. Poemas dinámicos

 

EL PODER DE LOS IMBÉCILES

El oro es el perverso auxiliar que da poder a los imbéciles, a los gobiernos, a los explotadores de sentimientos humanos o poderes religiosos y desnudan de bienes materiales y espirituales a los pobres que despojan de ese metal que tan fácilmente se escapa de nuestras manos tan sólo para nuestra manutención vital. Nacemos por una causa tan natural como las plantas que viven de oxígeno, de jugos de la tierra y somos máquinas del oro que nos permite vivir según lo que poseamos, y somos superiores a las plantas y a los insectos, con necesidades inferiores a ellos, creadas por nuestras ambiciones, y somos pobres porque nos han hecho pobres los que nos despojan de bienes materiales, de bienes espirituales, y el oro es el poder de los imbéciles que venden a los pobres aire, luz, pan o yerbas a precios locos, impuestos por sus pervertidas ambiciones de poderes imbéciles.–

Óptica cerebral. Poemas dinámicos

 

ES UNA COQUETA

Es una coqueta
la que
pierde la cabeza
la
que
va
como yo
sin
saberlo
gustándose
todas las veces
que la miran

ES
inútil
saber
que se
es
bella
y
linda
se tiene
sin cesar
que encontrar
a alguien
que se lo diga
y rediga
o que no le haya
dicho nunca
qué
linda
es

ES
una coqueta
la que
deja
de tener
el mismo
efecto
ella cambia
para encontrar
una nueva
manera
de gustar
de ser deseada
y aunque
todo el mundo
se voltee
para mirarla
ella
no está
cansada
de arrancar
deseos
al mundo entero
que
no la ha
mirado demasiado
dicho y redicho sin cesar
que es linda
como una coqueta
que hace perder la cabeza
al mundo entero

Dado que
no son suficientes
las conquistas
LA COQUETA
irá
siempre
a buscar
a alguien
que le
diga
y
rediga

eres linda

Câlinement je suis dedans

 

TOTALIDAD

La comprensión de la totalidad equivale a utilizar con la fuerza consciente, el cerebro la fuerza única, el misterio o problema de la existencia del infinito y hacer un infinito consciente en cada infinito de molécula, relacionado con una sola vibración vibro-eléctrica consciente de mi cerebro que sería la totalidad.–

La fuerza que podríamos utilizar para desencadenarnos de nuestra miseria y de nuestra impotencia, son ínfimas partículas de belleza, de movimiento que distraen la vista, el pensamiento, y absorben la materia de nuestro ser por decirlo así, son intrigas que cubren de un velo de misterio el porqué de nosotros mismos, es el instinto de conservación de esa totalidad, y como en cada cosa existe el infinito, nosotros nos desviamos queriendo seguir este infinito–inconscientemente hemos hecho la abstracción de esta cosa y nuestra imaginación le ha prestado la ventaja de existir aislada y el misterio se hace más indescifrable porque nosotros no tenemos toda la capacidad necesaria para comprender esta cosa y con esta cosa la totalidad, porque si nosotros movemos una ínfima pieza de este grande aparato–el universo–la totalidad ha tomado ese movimiento multiplicado al esfuerzo de la cosa que se mueve por nuestro movimiento más nuestro propio movimiento de vitalidad mecánica.–

Energía cósmica

 

LA ARENA QUE CUBRE LA PIRÁMIDE DE BRONCE

La arena que cubre la pirámide de Bronce,
es la arena de un desierto que aterra
—y cuando se levanta, pesa como una ola inmensa que aplasta—
y va subiendo hasta cubrir el bronce de la pirámide
—que no tiene espíritu—
Y su materia va sepultándose sin defensa alguna
bajo la fuerza de la arena de un desierto que aterra.
—De un desierto que ocupa un ínfimo espacio
en un enorme continente,
de un desierto que quema la materia que no tiene espíritu.
—La materia que va sepultando la arena que cubre la pirámide de Bronce.

Oaxaca, 17 de abril de 1922.

 

[1] Frase tomada del texto de Elena Poniatowska, “La pasión según Nahui Olin: Cariñosamente dentro de su cuerpo”, Memoranda. Revista de la Subdirección General de Servicios Sociales y Culturales del ISSSTE, núm. 23, México, marzo-abril, 1993, pp. 32-35.

[2] Patricia Rosas Lopátegui, Nahui Olin, sin principio ni fin. Vida, obra y varia invención, Universidad Autónoma de Nuevo León, Monterrey, 2011

[3] Adriana Malvido, “Nahui Olin”, en Patricia Rosas Lopátegui, op. cit., pp. 440-446, p. 442.

[4] Lourdes Andrade y Tomás Zurián, “Nahui Olin: musa de pintores y poetas”, México en el arte, Nueva Época, INBA, SEP, México, otoño de 1985, pp.64-68.

[5] Por desgracia, sus composiciones no se conservan o al menos no se conoce su actual paradero.

2 Comments

  1. Monica Almanza says

    Me encantó el artículo, me permitió imaginar como habrá sido en vida real la magnética Nahui Olin y la influencia que ejerció en cuantos la conocieron. Muy triste que haya quedado en el olvido una figura tan intrigante. Gracias Renata por adentrarnos con tanta elocuencia en un pedacito de la vida de Nahui Olin.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *